Ni masculinos, ni tendencia

DE TODA LA VIDA

Portada

Es llegar el comienzo de una temporada cualquiera de un año cualquiera y la misma canción de siempre. Aquí vienen como tendencia ‘must’ los zapatos masculinos para ella. Creemos que después de tres generaciones dedicadas al mundo del calzado tenemos acreditación suficiente para decir: ni masculinos, ni tendencia. Siempre han estado aquí. Y son de mujer.

Es dificil recordar una sola temporada desde aquel verano de primero de BUP que conoció mis inicios en el negocio familiar, en la que de una manera u otra los zapatos bajos de cordones no hayan tenido su hueco en nuestro escaparate de mujer. En sus versiones oxford, blucher o derby y básicamente en invierno con algo más de tacón, siempre han contado con un público de incondicionales mujeres sin necesidad alguna de que la moda les advirtiera que iban a la moda.

(Lo siento, no puedo reprimir este inciso. BUP: Bachillerato Unificado Polivalente. ¡Cómo no íbamos a llegar preparados al COU: Curso de Orientación Universitaria!)

Pero podíamos ir mucho más atrás. Hasta el origen del hoy Calzados Charol, aquella tienda llamada Casablanca a la que la propia gente le puso el apellido ‘de Portales’. Ya allí era un artículo recurrente el zapato bajo de cordones para mujer.

Antes de que el mundo bloguero (hoy influencers) llamara ‘flat’ al calzado plano, mucho antes de hecho, el zapato de cordones o mocasines de mujer constituían ya en sí mismo una de las esencias perpetuas en las zapaterías y tiendas de moda. Al igual que otros muchos modelos (el stiletto, sin ir más lejos)  su uso es más minoritario (quizá habría que entrecomillar esto), pero sería imposible recordar una sola temporada en que no hayan estado entre nosotros.

Todas

                                                                                                                                         (Click para agrandar)

Su principal propuesta de valor es precisamente la facilidad con que se amoldan a tendencias, usos, materiales y acabados de cada temporada. No siempre se amoldan a un concepto clásico. Es precisamente lo que ocurre en este momento. Los cordones predominan con brío, pero las hebillas han penetrado profundamente en su acabado, un poco con la falsa creencia de que su uso los hace un poco más ‘vestidos’.

Por lo demás, el referente de diseño está tan claro como que casi no existe. Se potencia la combinación de diferentes tonos de metalizado en un solo modelo, las suelas se elevan unos cuantos centímetros, tanto en versión lisa como dentada, y forman un engranaje perfecto con el sentimiento ‘todos los públicos‘ que les convierte a todas horas en simplemente apetecibles e idóneos.

No han venido para quedarse. Ya estaban aquí. Es hora de conocerlos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s