Nunca hemos sido los guapos del barrio…

amarras, efectivi wonder

6a014e6089cbd5970c017c389e4d25970b-800wi

Comenzamos con un reto. Cierra los ojos, piensa en ti mismo o misma luciendo una sudadera de Amarras allá por los ochenta e intenta no sonreir.

Perdiste.

Ahh… Los ochenta!!!

Ahora que todas las marcas quieren llegarnos a través de experiencias, recuerdos y emociones, en vez de tanto anuncio aventurero y con filtros a lo Instagram podían pensar en qué hizo Amarras para engancharnos tanto a su manera de ir por la vida. Una marca náutica, que salió al aslfato de todas las ciudades de interior de aquella España de los ochenta y que ha hecho míticos nuestros propios recuerdos.

‘Una marca no se va nunca, queda anclada en la memoria’ Este es ni más ni menos el eslogan de Amarras, y no puede definir mejor una declaración de intenciones. Amarras vive un nuevo esplendor, pero si podemos asegurar como en su eslogan que nunca se fue del todo, es porque durante el tiempo que no estuvo tan visible en los escaparates siempre permaneció en nuestra memoria.

La historia del fenómeno empezó en una fecha tan poco marinera como el 21 de diciembre de 1979 en un bazar náutico llamado Amarras, las tiendas del mar en la calle Lagasca de Madrid y una camiseta creada para el patrocinio de una regata de veleros. Ahí comienza una historia que cambió nuestras vidas para siempre.

¿Cómo si no es posible que este post esté escribiéndose solo? Porque desde hace un rato mi cabeza está en Tris-Tras, con una sudadera de Amarras rosa mientas suena Hombres G. Un tópico ya lo sé, sólo sustituido por otro porque en mi siguiente recuerdo mantengo la misma pose y la misma sudadera, sólo que ahora se escucha Un pingüino en mi ascensor y esta barra parece ser la de Cristal o quizá la de Amalis, porque hay varias parejas comiéndose a besos escaleras arriba.

Eran veranos de lucir palmito con un nudo marinero en la pechera, con sudaderas y polos que se heredaban y se daban en adopción sin ningún recato. Eran tiempos en los que la ropa duraba. Tanto como nuestros recuerdos.

Disculpen, les dejo.

Acabo de recordar que tengo una visita pendiente al trastero de mi madre.

 

Amarras está en Calzados Charol para él, para ella y para los más peques.

Pero la galería de fotos después del video. Lo primero es lo primero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s